El poder de la risa

La risa es una modalidad expresiva, propia de la especie humana. Es un arma poderosa de comunicación.


Nos proporciona beneficios positivos para el organismo.
Reír es la mejor fuente de endorfinas, pues este mecanismo tiene efectos sobre la química del cerebro y sistema inmunitario .El simple hecho de reproducir el gesto de una sonrisa ya produce endorfinas , por un engranaje similar al que nos hace segregar saliva con sólo pensar en una buena comida.

La risa como fuente de salud ya aparece en la Biblia, donde es posible leer: ”Un corazón alegre es como una buena medicina, pero un espíritu deprimido seca los huesos”.
La filosofía China del Tao, por su parte también practica la risa un viejo consejo Chino dice que para estar sano hay que reír treinta veces al día.

Otros beneficios, que nos proporciona el poder de la risa:

• 20 segundos de risa equivalen a 3 minutos de ejercicio constante en el gimnasio.

• Los músculos de la cara, tórax y abdomen se relajan y se contraen con gran velocidad, mejorando su tono.

• Cuando reímos y nos divertimos sanamente, nuestros ojos adquieren un brillo característico, aumentan las secreciones lacrimales, de orina y saliva, que son reguladas por el sistema nervioso.

• Se normaliza la presión sanguínea. El corazón aumenta su frecuencia y es capaz de bombear de 140 a 210 mililitros de sangre por minuto, cuando lo normal son 70. Los pulmones movilizan el doble de aire (12 litros, en lugar de los 6 litros habituales).

• Lo que contribuye a una mejor oxigenación del organismo. Y por si fuera poco, la risa es un activador metabólico, que provoca la liberación de adrenalina, favoreciendo la perdida de calorías.

Sonríe y siempre verás todas sus situaciones con otro matiz y otro punto de vista. Mantente siempre feliz.

La física cuántica sustenta la existencia del alma.

Gracias a la física cuántica podemos aprovechar y valorar,  la parte derecha de nuestro cerebro, es decir, lo intuitivo, la percepción, lo emocional, lo fenomenológico (intangible)  son parte de nuestras habilidades y potencialidad. Si solo reconocemos lo racional (la parte izquierda del cerebro), el mecanicismo, lo material, estamos a la mitad, incompletos , somos mucho mas que raciocinio.

Nos antecede 200 años de mecanicismo (Leyes de newton), las ciencias se estancaron en lo racional, sin embargo en 1919 se amplía la ciencia.

Albert Einstein postuló que todas la formas de radiación electromagnética pueden parecer no sólo en forma de onda, sino también en “quantos” Estos paquetes de energía, han sido aceptadas como auténticas partículas. Los físicos también han descubierto que la materia es totalmente mutable y que a nivel subatómico, no hay certidumbre de que la materia exista en lugares definidos, sino más bien, muestra cierta tendencia a existir y todas las partículas se pueden trasmutar en otras. Se pueden crear a partir de la energía y convertirse en otras partículas, cuando y como sucede esto, no lo sabemos aún con exactitud, sin embargo, sabemos que ocurre continuamente.

En la actualidad, en el terreno científico de la Física Cuántica, que estudia la composición y funcionamiento de las partículas más pequeñas de la materia , se plantea que nuestro universo está conformado por energía y electromagnetismo.

Con los aceleradores de partículas, se han descubierto unas más pequeñas que los átomos y son conocidas cómo sub-atómicas. Estas están configuradas únicamente de energía por lo que se podría decir prácticamente no existen en el mundo material. Los científicos de esta disciplina dicen que son tan pequeñas que es imposible verlas y se conoce su existencia por el rastro que dejan en los aceleradores de partículas. Se caracterizan porque parecen existir solamente cuando son observadas. Es decir, que cuando se toma la decisión de ver una partícula la onda de energía invisible se convierte en una entidad concreta o sólida. Este efecto es provocado por el observador que la dirigir su atención, crea una onda, produciendo la realidad que es conocida cómo partícula, sólida o mundo físico. Estos científicos creen que el observador es el creador de la masa física del Universo.

El cuerpo que llamamos físico es en realidad un conjunto de partículas y debido a esto, está sujeto a las leyes de la energía y el electromagnetismo. Estos científicos dicen que los electrones pueden comportarse tanto como partícula sólida, o también cómo “onda de energía invisible”.

Y en este último caso, parecería que no existieran, son invisibles y existen únicamente cómo “campo de probabilidades”. Ya que solamente cuando los electrones están siendo observados, el campo de probabilidades se colapsa y las partículas se perciben cómo materia sólida.

¿Que sentido e importancia tiene la toda esta información ?

Pues implica una nueva forma de mirar la realidad, en éste siglo se están gestando nuevos paradigmas científicos, que nos permiten entender, mejor las emociones, la intuición, la telepatía, que no toda la realidad es meramente física, que somos energía, que los pensamientos lo son también, que la existencia del alma puede ser entendida en términos  de ésta nueva ciencia.

Que el fin no llega con la muerte, si somos energía y esta no se destruye sino que se transforma, llegando a ser parte de algo nuevo o diferente, que regresamos a la fuente que nos creo, claro que ésto no nos libera de la responsabilidad de como vivimos esta vida cociente y la consecuencia de nuestros actos.

También para aquellos que han vivenciado a las Constelaciones Familiares, podrán entender como es posible que las personas pueden recibir información de alguien que no conocen y con ello el El terapeuta  pueda apoyar a la persona que pide ayuda a liberarse de sus dificultades de vida

Y otras muchas interrogantes del mundo de lo intangible, que los científicos no actualizados, niegan porque no han sido probados en un laboratorio, alejando una realidad  no comprobable con métodos viejos y caducos de los científico y limitando la a la metafísica o a la religión, como si por ese solo echo no existieran, como lo es al alma, las emociones etc.

Como podemos meditar con las manos

Los Mudras, son posturas que sirven como símbolos para apoyar la meditación y la oración. Se utiliza para orar a los Seres Superiores y Maestros Ascendidos que trabajan por nuestro bien y nuestro crecimiento espiritual.

Los Mudras son gestos o posiciones, normalmente de las manos, que guían los reflejos y el flujo de energía al cerebro. Doblando, cruzando, estirando y tocando los dedos y las manos, Podemos hablar con el cuerpo y la mente, dado que cada área de la mano está relacionada con cierta parte de la mente o el cuerpo. Para estimular estas partes, con cada mudra se ejerce la suficiente presión como para sentir el flujo de la energía a través de los ^nadis^ (canales energéticos) que recorren, en este caso por los brazos hasta la parte del cuerpo a tratar.

Los mudras llevan al individuo a un estado mental de meditación, alejando los estímulos físicos externo de su atención.
Con los mudras se desarrolla el poder de percibir las corrientes de energías internas (Ki -Prana-Chi) dentro del cuerpo sutil y con el tiempo se logra controlar esa energía a voluntad. Esto da la posibilidad de llevar la energía a cualquier parte del cuerpo que necesite más vitalidad y en caso de manifestar alguna enfermedad, ayuda a restablecer el flujo normal de energía (autocuración).
Con el tiempo los practicantes pueden desarrollar la capacidad de llevar su propia energía a otras personas por medio de los Mudras, o también reactivar la energía de otros seres.

Según la teoría Hindú, la mano izquierda es pacificación, la mano derecha es discernimiento. En la mano izquierda se representa la concentración y en la derecha la sabiduría.

Cuando uno saluda de mano sin saberlo se esta compartiendo un mudra, se une la sabiduría de ambas personas, en ese simple apretón de manos.

Al levantar la mano y despedirse con la mano derecha  abierta, se le esta manando bendiciones aquel que se saluda.

La importancia de tener inteligencia emocional

La Inteligencia Personal: Está compuesta a su vez por una serie de competencias que determinan el modo en el que nos relacionamos con nosotros mismos. Esta inteligencia comprende tres componentes cuando se aplica en el trabajo:

• Conciencia en uno mismo: es la capacidad de reconocer y entender en uno mismo las propias fortalezas, debilidades, estados de ánimo emociones e impulsos, así como el efecto que estos tienen sobre los demás y sobre el trabajo. Esta competencia se manifiesta en personas con habilidades para juzgarse sa sí mismas de forma realista, que son conscientes de sus propias limitaciones y admiten con sinceridad sus errores, son sensibles al aprendizaje que poseen un alto grado de autoconfianza.

• Autorregulación o control de sí mismo: es la habilidad de controlar nuestras propias emociones e impulsos para adecuarlos a un objetivo, de responsabilizarse de los propios actos, de pensar antes de actuar y de evitar los juicios prematuros. Las personas que poseen esta competencia son sinceras, integras, controlan el estrés y la ansiedad ante las situaciones comprometidas y son flexibles ante los cambios o las nuevas ideas.

• Automotivación: es la habilidad de estar en un estado de continua búsqueda y persistencia en la consecución de los objetivos, haciendo frente a los problemas y encontrando soluciones.

Esta competencia se manifiesta en las personas que muestran gran entusiasmo por su trabajo y por el logro de las metas por encima de la simple recompensa económica, con un alto grado de iniciativa y compromiso, y con gran capacidad optimista en la consecución de sus objetivos.

La Inteligencia Interpersonal: al igual que la anterior, esta inteligencia también está compuesta por otras competencias que determinan el modo en que nos relacionamos con los demás:

• Empatía: es la habilidad para entender las necesidades, sentimientos y problemas de los demás, poniéndose en su lugar, y responder correctamente a sus reacciones emocionales. Las personas empáticas son aquellas capaces de escuchar a los demás y entender sus problemas y motivaciones, que normalmente tienen mucha popularidad y reconocimiento social, que se anticipan a las necesidades de los demás y que aprovechan las oportunidades que les ofrecen las personas.

• Habilidades Sociales: es el talento en el manejo de las relaciones con los demás, en saber persuadir e influenciar a los demás. Quienes poseen habilidades sociales son excelentes negociadores, tienen una gran capacidad para liderar grupos y para dirigir cambios, y son capaces de trabajar colaborando en un equipo y creando sinergias grupales.

Por último, al contrario de lo que ocurre con el coeficiente intelectual, la inteligencia emocional no se establece al nacer, sino que se puede crear, alimentar y fortalecer a través de una combinación del temperamento innato y las experiencias de la infancia. Por lo tanto, desde niños se deberían aprender nociones emocionales básicas.

La ira como una oportunidad para ser un mejor padre

Milton Erickson describe el manejo de los berrinches en la tribu sioux:

 “Cuando un niño sioux tenía un ataque de rabia, se le fajaba hasta el cuello y se le depositaba en la cuna de ma­dera. No podía expresar su rabia mediante los habituales movimientos violentos de los miembros. No quiero dar a entender que ese tipo de cuna o el fajamiento ajustado constituyan restricciones crueles. Por el contrario, al principio son, sin duda, elementos firmes y cómodos, que hacen sentir al niño como en el vientre, sirven para envolverlo y mecerlo y facilitan su transporte mientras la madre trabaja.”

  A los niños se les lleva a espacio de confusión e incomprensión cuando el coraje es permitido a los adultos particularmente los padres, lo viven como una injusticia ya que no es permitido a los niños, esto provoca una reacción en cadena, debido a la acumulación de enojo reprimido y sensación de imposición que se va a cumulando en el transcurrir de los años, convirtiéndolo en odio.

 Algunos de los síntomas que pueden llegar a manifestarse, son: Falta de control del esfínter, dañarse a sí mismos con jalarse los pelos, mutismo selectivo (retracción, aislamiento), derivadas de una guerra interna, ya que las personas que les ama, y de las que dependen tanto, son al mismo tiempo odiadas.

 En los grupos sociales marginados de nuestra gran ciudad de México, el nivel de agresión reprimida en los niños es muy grande debido a la ignorancia de los padres y al nivel de maltrato con que viven. Esos niños, así como muchos otros de niveles sociales superiores, no tienen permiso de decir a sus padres: “Me enoja mucho que me regañes frente a mis amigos; que me castigues cuando mi hermano tuvo la culpa; me da mucho miedo que me pegues”. Los padres sienten esto como falta de respeto o educación y pueden reaccionar con más agresión. La solución se encuentra en una comprensión amorosa, en la que los padres sean congruentes y se permitan manifestar su enojo y a la vez la reconciliación, para ser  un buen ejemplo, manejando su ira sin groserías, golpes.

 Ejemplo: Después de un día muy estresante en la oficina y al llegar a casa en una actitud extremadamente irritable y tomando como  el pretexto, la cena no esta lista o porque los niños hacen mucho escándalo, para descargar toda la frustración sobre ellos, si esta reacción es inevitable, no hay mejor manera de amar de un padre, que reconocer ante su esposa e hijos que se dejo llevar por una acumulación de estrés que lo llevo a un punto fuera de control y decir, “lo siento”, nunca pedir perdón ya que los padres por su jerarquía pierden su dignidad si piden perdón a los hijos , sin embargo pueden asumir su responsabilidad y reconocer sus debilidades, esto les dará grandeza y respeto ante su familia al tener el valor de reconocer sus limitantes humanas y será maravilloso para los niños como modelo a seguir, aprenderán que el enojo puede ser permitido siempre y cuando se reconoce  la responsabilidad y se tenga la humildad de disculparse.

 También es conveniente que los padres busquen lugares apartados para gritar, patalearas, golpear almohadas liberando la rabia y así el enojo es expulsado,   en el momento y lugar adecuados, haciéndole saber a sus hijos que pueden manifestar su enojo, sin agredir, con respeto, expresando su enojo y permitiendo que el niño pueda expresarlo, sin ser castigado, violentado, proporcionándole a los niños desde su edad temprana espacios para que puedan sacar su ira, en lugares seguros, rodeados de  cojines.

Como lidiar mejor con las etapas del duelo

Son reacciones a la pérdida que muchas personas tienen, pero no existe una reacción típica a la pérdida ni tampoco existe una pérdida típica. Nuestro duelo es tan personal como nuestra vida.

Las 5 etapas -negación, ira, negociación, depresión y aceptación-forman parte del marco en el que aprenderemos a aceptar la pérdida de un ser querido. Son herramientas que nos ayudarán a enmarcar e identificar lo que podamos estar sintiendo. Pero no son paradas en algún proceso lineal del duelo. No todo el mundo pasa por TODAS ellas ni lo hace en el orden prescrito.

NEGACION:

Esta primera etapa del duelo nos ayuda a sobrevivir a la pérdida. La vida no tiene sentido. Estamos en un estado de conmoción (Shock)..La negación y el shock nos ayudan a afrontar la situación y a sobrevivir. La negación nos ayuda a dosificar el dolor de la pérdida.

IRA:

ira es una etapa necesaria del proceso curativo. la ira es la emoción con la que estamos más acostumbrados a tratar. Lo cierto es que la ira no tiene límites. No sólo puede extenderse a nuestros amigos, los médicos, la familia, nosotros mismos y la persona querida que ha muerto sino también a Dios.

Debajo de la ira se esconde el dolor, tu dolor .Es natural sentirse desamparado y abandonado pero vivimos en una sociedad que le teme a la ira. La ira es fuerza y puede convertirse en un ancla, un sujetador que nos proporciona una estructura temporal al vacío de la pérdida. Es algo a lo que aferrarse, y una conexión hecha con la fuerza de la ira es mejor que nada. En general, estamos más acostumbrados a contener la ira que a expresarla .No la reprimas. En vez de eso, explórala. La cólera es meramente otra indicación de la intensidad de tu amor. También podemos sentir culpa, que es la ira vuelta contra uno mismo. Pero no tenemos la culpa. Si pudiéramos cambiar las cosas lo haríamos pero no podemos .La ira afirma que podemos sentir.

NEGOCIACION:

Antes de una pérdida, parece que haríamos cualquier cosa con tal que no se lleven a la persona que queremos. “Por favor, Dios-negociamos-no volveré a enfadarme con mi mujer nunca más si dejas que viva”. Después de una pérdida la negociación puede adoptar la forma de una tregua temporal. Extraviamos en un laberinto donde no hacemos más que repetirnos “Si sólo hubieramos. “Qué hubiese pasado si. .”Queremos que la vida vuelva a ser como era; queremos que nuestro ser querido sea restituído. Queremos retroceder en el tiempo: solo. .si solo. La negociación a menudo va acompañada de la culpa. Los “si solo ” nos inducen a criticarnos y a cuestionar lo que “creemos” podríamos haber hecho diferente. Es posible que incluso pactemos con el dolor. Haremos cualquier cosa por no sentir el dolor de esta pérdida. Nos quedamos anclados en el pasado, intentando pactar la forma de librarnos del dolor.

DEPRESION:

Tras la negociación, nuestra atención se dirige al presente. Aparece la sensación de vacío y el duelo entra a nuestra vida a un nivel más profundo, mucho más de lo que hubieramos imaginado. Nos parece que esta etapa depresiva va a durar para siempre.
A menudo, la depresión tras una pérdida se considera como algo no natural: una situación por arreglar, algo que se debe desechar. Lo primero que debes preguntarte es si la situación en la que estas es realmente depresiva. La pérdida de un ser querido es una situación depresiva y la depresión es una respuesta normal y adecuada .Por muy difícil que sea de aceptar, la depresión posee elementos que pueden ser muy útiles en el duelo. Nos obliga a ir más lentos y nos permite evaluar de forma real la pérdida. Nos obliga a reconstruirnos de nuevo desde la nada. Limpia el camino para crecer. Nos lleva a un lugar en lo más hondo del alma que no exploraríamos en circunstancias normales. Por muy dura que sea, es posible manejar la depresión de forma paradojica. Invita a tu depresión a sentarse a tu lado junto al fuego, sientáte a su lado sin intentar buscar una forma de escapar. Permite que la tristeza y el vacío te purifiquen y te ayuden a explorar por completo la pérdida. Cuando te permitas a ti mismo experimentar la depresión, desaparecerá en cuanto haya cumplido su propósito.

ACEPTACION:

La aceptación suele confundirse con la noción de que nos sentimos bien o estamos de acuerdo con lo que ha pasado. No es eso. La mayoría de las personas no se sienten bien o están de acuerdo con la pérdida de un ser querido. En esta etapa se acepta la REALIDAD de que nuestro ser querido se ha ido físicamente y se reconoce que dicha realidad es la realidad permanente. Nunca nos gustará esta realidad ni estaremos de acuerdo con ella pero al final, la aceptamos. Aprendemos a vivir con ella. Es la nueva norma con la que debemos aprender a vivir .Ahora debemos vivir en un mundo donde falta nuestro ser querido. Es probable que al principio nos resistamos a esta nueva situación y queramos mantener la vida tal como era antes de la desaparición de nuestro ser querido. Sin embargo, con el tiempo, a través de pequeños pasos de aceptación, vemos que no podemos mantener intacto el pasado. Las cosas han cambiado para siempre y debemos readaptarnos. Debemos aprender a reorganizar roles, reasignandolos a otras personas o adoptándolos nosotros mismos.

Llegar a la aceptación puede significar tener más días buenos que malos.

A medida que volvemos a empezar a vivir y a disfrutar de la vida, muchas veces pensamos que al hacerlo, estamos traicionando a nuestro ser querido. Nunca podemos reemplazar lo que se ha perdido pero podemos establecer nuevos contactos, nuevas relaciones importantes, nuevas interdependencias. En lugar de negar nuestros sentimientos, escuchamos a nuestras necesidades; nos movemos, cambiamos, crecemos, evolucionamos. Podemos empezar a acercarnos a otros y a involucrarnos en sus vidas. Invertimos en nuestras amistades y en la relación con nosotros mismos. Empezamos a vivir de nuevo, pero no podremos hacerlo hasta que le hayamos dedicado el tiempo suficiente a nuestro duelo.”

La gente a menudo piensa que las etapas del duelo duran semanas o meses. Olvida que son reacciones a emociones, sentimientos, que pueden durar minutos u horas mientras fluctuamos de una a otra. No entramos, no salimos de cada etapa particular en forma lineal. Podemos atravesar una, luego la otra y regresar luego a la primera.
La duración de un proceso de duelo puede variar de seis meses a dos años de manera normal.

Conoce más allá de tu cuerpo físico

Los cuerpos Sutiles o Aura son el campo de energía que rodea en forma individual a cualquier ser, tanto animado como inanimado, es el campo que registra la historia de un objeto o criatura, éste campo puede verse como una entidad pulsante de colores, formas y diseños geométricos, el aura humana está formada con  siete capas, el escudo áurico es lo que separa a la energía interior de ser la del mundo exterior y su función es: filtrar y proteger contra cualquier energía que pueda dañar al individuo, también permite que acontezcan ciertas energías kármicas.o lecciones requeridas para el crecimiento individual y las lecciones requeridas para el crecimiento individual y las lecciones que están permitidas, se encuentran codificadas en la propia Aura, y se generan por medio de pensamientos, actos, emociones.

En otras palabras, el escudo áurico es como una tarjeta de registro donde está codificado: quién le ha hecho a quién, y quién ha pedido una lección similar.

Cuando el Aura está débil, enferma o sucia, no puede filtrar adecuadamente las emociones o energías destructivas de otras entidades. Tampoco puede establecer una adecuada conexión con la energía del Universo o la tierra.

Cualquier acción dirigida a ti, libera cierta energía hacia tu escudo, la energía puede ser destructiva o constructiva.

Hay siete cuerpos sutiles o campos bioenergéticos en la estructura multidimensional del ser humano y se dividen a su vez en dos partes.

Personalidad inferior:

1º Etérico

2º Emocional

3º Mental

4º Astral

Estos cuatro campos son los que determinan psicológicamente nuestra personalidad inferior, cuyas connotaciones visibles son estudiadas por la psicología oficial.

Personalidad Superior:

5º Cuerpo del patrón etéreo

6º Cuerpo celestial

7º Cuerpo cetérico

Estos tres determinan una personalidad superior, Yo trascendente o Yo transpersonal, de lo cual se ocupa exclusivamente la incipiente Psicología transpersonal.