Inicia el 2012 con la salud de la sonrisa

Cuando reímos el Hipotálamo libera morfinas naturales que tienen propiedades relajantes y analgésicas.

El aíre entra a los más profundo de nuestros pulmones tomando grandes cantidades de aire, el diafragma se tensa creando mayor tono muscular. Las glándulas salivales y lacrimales se activan.

El corazón sube su ritmó en sintonía con la vida, las arterias se expanden dilatándose.

Los músculos abdominales dan masaje a todos los órganos internos al contraerse.

Los músculos de la cara y del todo el cuerpo se relajan.

Los dedos de los pies se mueven intensamente logrando descargar tensión.
Por lo tanto es un hecho que cuando sonreímos, trasformamos nuestro estado de ánimo. Si hacemos del sonreír un habito podernos modificar nuestros sentimientos. En la medida que sonreímos proyectamos una energía diferente, lúminica, logrando un efecto sanador en muchas partes del cuerpo, mente conciencia y espíritu.
Cuando sonreímos los músculos faciales están más relajados, menos tensos, usamos menos energía en sonreír que en el fruncir el ceño.

Ejercicio.
Trae a tu mente alguna experiencia que te recuerde temor o preocupación. Mientras haces esto, vas a experimentar como tus músculos faciales se van tensando, como tu entrecejo se frunce y aparece una máscara de tensión.
Ahora limpia tu mente de todo pensamiento. En la medida que lo haces, una vez más, ordénate relajar tu cara, hazlo a través de respiraciones profundas. Vas a tener que hacerlo varias veces, aunque el recuerdo o la imagen se hayan ido, aún así te darás cuenta que existe un residuo de tensión en tus músculos. Esto te ilustra cómo podemos, por un periodo de tiempo, acumular exceso de tensión en nuestro cuerpo, causándonos desarmonía y enfermedades.

Cuando tu cara esté totalmente relajada, una vez más piensa en algún evento lleno de felicidad, o lo que te hiso sentirte dichoso, como las pasadas fiestas, o un experiencia que te hiso sentirte dichoso o cierto recuerdo muy positivo que puedes traer muy clara y vívidamente a ti. Recuerda todo detalle y revive la ocasión en tu imaginación. Mientras haces esto los músculos de tu cara empezarán a producir una sonrisa.
No trates de resistirte, mejor acreciéntala más y más como si fuera un concierto que va aumentando su intensidad melódica.

Muy poco a poco, te sentirás diferente, con esta sencilla idea que no solo influye en tu cara, sino en cada uno de los filtros de tu ser. Cuando sonríes todos tus cuerpos (físico, mental, emocional, espiritual) se liberan, se limpian, los ayudas a estar bien. Cada una de tus células te imitará hasta que puedas sentirlas de corazón, hasta en lo más profundo de tu ser.

La nobleza de ésta actividad, es que podrás comprobar que usando muy poca energía al sonreír, se estarás abriendo a un nuevo flujo de relajación y de poder amoroso que siempre está disponible en ti.

Repite éste decreto: Sonrío con el amor de la vida fluyendo a través de mí. Mi sonrisa le alumbre a otros su día. Cuando sonrió me convierto en un verdadero sanador para el mundo. A través de mi expresión de felicidad, levanto mi vibración y la de otros.

Esta científicamente comprobado que la risa es un factor determinante para a salud. La risa aquieta temores.

Duerme con una sonrisa, cuanta chistes, ríe a carcajadas, siempre busca lo que te provoque risa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s